• Capital Media – Efekto TV
    • sky
    • totalPlay
    • megacable
    • izzi
  • Capital Media – Efekto TV Capital Media – Efekto TV Capital Media – Efekto TV
  • Capital Media – Efekto TV
  • sky
  • totalPlay
  • megacable
  • izzi
  • DOMINGO 23 DE SEPTIEMBRE DE 2018
  • Capital Media – Efekto TV
  • 00:00
Capital Media – Efekto TV
  • Facebook
  • Twitter
  • Whatsapp
  • Capital Media – Efekto TV
  • AP18161081605163-1024x680
  • Esta fotografía se perfila para pasar a los libros de historia como la representación de las tensiones de los líderes del mundo occidental
  • Durante este fin de semana comenzó a propagarse una fotografía sobre las tensiones en la cumbre del G-7, la imagen muestra al presidente Donald Trump sentado y cruzado de brazos, mientras la canciller alemana Angela Merkel coloca la manos sobre la mesa y se inclina hacia él.

    La fotografía que ha sido bautizada como “Todos contra Trump” muestra un lenguaje corporal poco amistoso, lo cual podría ser la representación de los pocos acuerdos que la comunidad internacional ha alcanzado con los Estados Unidos.

    La imagen tomada por el fotógrafo alemán Jesco Denzel y compartida en Instagram por la propia Merkel muestra la presunta tensión entre Trump y la canciller, mientras alrededor de ellos se ubican otros personajes clave en las economías más avanzadas del mundo.

    Allí se encontraban el primer ministro japonés, Shinzo Abe; el presidente francés, Emmanuel Macron; la primera ministra de Reino Unido, Theresa May; así como funcionarios japoneses y estadounidenses.

    A Trump lo acompañaba John Bolton, parado justo al lado del presidente, quien actualmente se desempeña como asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, también estaba presente Larry Kudlow, director del Consejo Económico Nacional de la administración Trump.

    Aunque esta imagen muestra una reunión tensa, otras fotografías indican una interacción más relajada, con Merkel sonriendo y Trump haciendo contacto visual con ella.  

     

    La imagen del sábado no fue el primer momento incómodo entre Trump y Merkel, quien no oculta su desacuerdo con el enfoque del líder estadounidense sobre el comercio, su rechazo al acuerdo para limitar el programa nuclear de Irán y su decisión de sacar a Estados Unidos del Acuerdo de París para luchar contra el cambio climático.

    La visita de Merkel a la Casa Blanca en marzo de 2017 estuvo marcada por el hecho de que Trump no escuchó o ignoró su oferta de estrecharse la mano en la Oficina Oval. Una visita posterior en abril de este año sólo ameritaba un almuerzo de trabajo para el líder alemán, varios días después de que el líder de la UE, Macron, recibiera el tratamiento completo y formal de la cena estatal de Trump.

    La cumbre Charlevoix G-7 estuvo marcada por agudos desacuerdos sobre la decisión de Trump de imponer mayores impuestos de importación a las importaciones de aluminio y acero. La medida afecta a los socios comerciales de la UE a pesar de que el objetivo principal es el exceso de capacidad de los productores chinos respaldados por el estado, a quienes Europa y EE. UU. Se han quejado desde hace tiempo de haber inundado los mercados con acero barato.

    Los participantes de la cumbre del G-7 lograron revisar sus desacuerdos y acordaron estar en desacuerdo sobre algunos asuntos en una declaración final conjunta. Sin embargo, después de abandonar la cumbre, Trump tuiteó que instruiría a los funcionarios estadounidenses para que no respalden la declaración del G-7, luego de objetar los comentarios del anfitrión de la cumbre, Trudeau.

    • Comparte
    • Facebook
    • Twitter
    • Whatsapp
Capital Media – Efekto TV
Casa de citas y sexo, oculto en ciber-café de Querétaro
Chile, el picor sagrado de México
Barbosa entrega su renuncia al PRD
Los memes por el incremento de la gasolina
Erradicar la violencia contra las mujeres, reto del gobierno: Massieu
Capital Media – Efekto TV
Capital Media – Efekto TV
Once municipios de Sinaloa en estado de emergencia
  • Capital Media Digital