Efekto TV
Lunes 22 de Abril 2019 00:00:00

Combatientes buscan rastros de extremistas en Baguz, Siria


Crédito: AP Photo,, Soldados de las Fuerzas Democráticas Sirias cerca de Baguz, Siria, el 13 de marzo del 2019. (AP Photo/Maya Alleruzzo)
Autor
|
23 de Marzo 2019
|

BAGUZ, Siria (AP) — Combatientes sirios respaldados por Estados Unidos revisaban túneles el miércoles, un día después de arrebatar el último reducto de territorio sirio que estaba en manos de los extremistas del Estado Islámico, informó un funcionario.

La prolongada batalla para recuperar los últimos puestos en manos de los extremistas en el este de Siria parecía llegar a su término y el miércoles no había indicios de batallas, aunque las autoridades dijeron que algunos milicianos siguen sin rendirse.

Ciyager Amed, representante de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), lideradas por los kurdos, dijo que sus combatientes están buscando cualquier escondite del Estado Islámico en una zona junto a un río en Baguz. Las FDS todavía no anuncian una victoria ante el grupo extremista, conocido también por las siglas ISIS.

Periodistas de The Associated Press vieron a soldados de las FDS subiendo a niños y mujeres a tráileres en una colina en Baguz, una señal de que seguían las evacuaciones. Desde la villa podía verse humo negro.

Las Fuerzas Democráticas Sirias tomaron el control del campamento que estaba en manos de ISIS después de que cientos de milicianos se rindieron durante la madrugada, señalando el colapso del grupo tras meses de dura resistencia.

Los combatientes sirios celebraron después de meses de batallas arduas y ofensivas intermitentes donde miles de personas _muchos de ellas mujeres y niños_ desalojaron la zona.

Los milicianos han librado una batalla desesperada, con su maquinaria de propaganda trabajando incluso al borde del colapso.

La toma completa de Baguz representaría el fin del autoproclamado califato del Estado Islámico, el cual llegó a abarcar enormes franjas de Siria e Irak. Durante los últimos cuatro años, fuerzas con respaldo estadounidense han librado una campaña destructiva contra el grupo, pero incluso tras la caída de Baguz, ISIS mantiene una presencia dispersa y células latentes que amenazan con una insurgencia continua.

La batalla por Baguz ha durado semanas y el campamento ha sido un campo de batalla importante donde hay casas de campaña cubriendo guaridas y túneles subterráneos.

El sitio también se ha retrasado por el inesperado número de civiles que habitan Baguz, la mayoría familiares de los extremistas. En las últimas semanas, han huido exhaustos, hambrientos y muchas veces heridos. Las casi 30.000 personas que habitaban la localidad a inicios de enero, de acuerdo con funcionarios kurdos, tomaron por sorpresa a las Fuerzas Democráticas Sirias.

Encuentra más notas sobre