Efekto TV
Efekto TV

Efekto TV

EfektoTV
03 de Nov 2016

Cachorros pone fin a su maldición tras vencer a Cleveland en un séptimo juego de infarto

AP

La última vez que los Cachorros de Chicago se coronaron como el mejor equipo de las Grandes Ligas, en Medio Oriente se descubría el primer yacimiento de petróleo, se ponía a la venta el primer modelo de un auto Ford y en México, el presidente era Porfirio Díaz.

 

Esas eran las referencias que se tenía cuando se hablaba del último título de los Cubs, pero eso cambió desde anoche.

 

En un duelo que tuvo todos los ingredientes que se esperan tenga un séptimo y decisivo partido de Serie Mundial, los Cachorros pusieron fin a esos 108 años sin ser campeón de la Gran Carpa, y acabaron con la Maldición de la Cabra que tanto miedo les causó durante décadas.

 

Jonrones, volteretas, extrainnings y hasta lluvia, fue lo que vivieron los aficionados que abarrotaron el Progressive Field de Cleveland.

 

Ellos y millones más fuera de Estados Unidos, vieron cómo Chicago se impuso 8-7 a los Indios en una de los Clásicos de Otoño más emocionantes de los últimos años.

 

Luego de 10 entradas, los Cachorros pudieron romper el empate de 6-6 produciendo las dos carreras que les dieron la diferencia y el campeonato de la Serie Mundial.

 

Chicago, que ganó los últimos tres juegos para recuperarse de una desventaja de 3-1 en la Serie y llevársela 4-3, se fue al frente en la primera entrada con una carrera, los Indios empataron en la segunda, pero los Cubs registraron dos en el cuarto inning y otro par en el quinto.

 

Cleveland se había acercado con otras dos carreras en ese mismo quinto episodio, pero tras marcar una más en la sexta entrada, el 6-3 comenzaba a tomar tintes decisivos.

 

Fue entonces que llegaría el jonrón productor de dos carreras y un hit que valió otra en la octava,  empatando la pizarra y obligando al alargue.

 

La lluvia se convirtió en un invitado inesperado que obligó a la suspensión del juego durante unos minutos, pero en la reanudación del partido, Chicago conseguiría las dos carreras que pondrían fin a una larga espera de millones de aficionados que habían soñado con este momento.

 

Se acabó la maldición

 

Chicago rompió la maldición que los perseguía desde 1945.

 

Después de ganar las Series Mundiales de 1907 y 1908, Billy Sianis lanzó su maldición el 6 de octubre de 1945. Chicago se enfrentó a Detroit en el Wrigley Field para disputar el cuarto partido de la Serie Mundial.

 

Sianis intentó contemplar el espectáculo en compañía de una cabra llamada Murphy, su amuleto de la suerte, pero la entrada con su mascota le fue negada.

 

Ante ello, Billy intentó hablar con Philip K. Wrigley, dueño de Chicago Cubs para tratar la situación. El dirigente deportivo accedió a hablar. El detalle fue que éste sólo permitió pasar a Billy mas no a la cabra porque el animal apestaba.

 

Otra versión dice que Sianis sí logró entrar, sólo que la gente le dijo que se fuera por el mal olor de su mascota. Ante la decepción por no ver el juego, el tabernero griego lanzó una maldición:

 

“Los Cubs no ganarán nunca más. Los Cubs nunca ganarán la Serie Mundial hasta que no le permitan a la cabra ingresar a Wrigley Field”, dijo.

Fuente: Reporte Indigo / Carlos Ledzema

Más notas sobre