Efekto TV
Viernes 15 de Febrero 2019 00:00:00

La homicida Jemma Lilley, cuyo personaje favorito era Freddy Krueger


La mujer vivía obsesionada con películas de terror, así como con las historias de asesinos seriales
Crédito: Jemma Lilley, homicida y su "héroe" Foto: Reporte Índigo,
|
02 de Marzo 2018
|

Jemma Lilley estaba obsesionada con las asesinos seriales y su mayor sueño era matar a una persona con sus propias manos; la mujer cumplió su oscuro deseo el 13 de junio de 2016.

Lilley, quien es oriunda de Inglaterra, pero reside en Australia desde 2010, apuñaló al adolescente Aaron Pajich, paso siguiente lo enterró el jardín de su casa en el suroeste de Australia.

La mujer fue condenada este viernes a cadena perpetua por el Tribunal Supremo de Australia Occidental, el cual también condenó a su compañera de piso Trudi Lenon.

El juicio contra la mujer se extendió durante cuatro semanas. El fiscal del caso, James McTaggart, dijo que Lilley estaba tan eufórica tras haber matado a Pajich, que no resistió alardear sobre el crimen.

Los reportes muestran que la británica tuvo una infancia complicada, y desarrolló un gusto obsesivo por cintas de terror, muertos y asesinos seriales.

El personaje favorito de Lilley era Freddy Krueger, el protagonista de la saga ‘Pesadilla en la calle del infierno”. Durante la adolescencia, la mujer confesó a un amigo que deseaba matar a alguien antes de cumplir 25 años.

Ella laboraba en un supermercado y también escribía bajo el seudónimo SOS en redes sociales, mismo nombre que utilizó en internet para contactarse con su cómplice Trudi Lenon.

Ambas mujeres se conocieron por un amigo en común y vivieron juntas durante varios meses antes de cometer el asesinato del adolescente.

Durante el juicio, Trudi narró la manera en que Lilley asesinó a Pajich; primero lo invitó a su casa y ya ahí le pidió le ayudara a instalar juegos en su computadora, al estar sentado frente al monitor lo atacó por la espalda.

Lilley ahorcó al adolescente con un cable hasta que éste se rompió, después le dio tres puñaladas y lo enterró en una tumba poco profunda, la cual cavó en el jardín de su casa.

La madre de Pajich calificó a las mujeres como “animales repugnantes que nunca deberían salir de prisión”.

smg

Encuentra más notas sobre