Efekto TV
Efekto TV

Efekto TV

Redacción
17 de Ene 2018

Los Turpin, una familia aparentemente feliz, mantenía encadenados y sin alimento a sus 13 hijos

En el hogar reinaba la suciedad, las cadenas y candados con los que eran amarrados los 13 hermanos
Familia Turpin Foto: Facebook

Una familia extraña, eso eran para sus vecinos David y Louise Turpin, pero nunca pensaron que la pareja mantenía cautivos a sus trece hijos.

Increíble imaginar el terror que se vivía dentro de esta casa, situada en un barrio de clase media de Perris, pequeña localidad al sureste de Los Ángeles. Ahí reinaba la suciedad, las cadenas y candados con los que algunos de los hijos de los Turpin eran sujetados. Hasta que una de las hijas de 17 años, logró escapar por una ventana y pedir ayuda al 911. La adolescente fue confundida con una niña de 10 años por su baja estatura y la delgadez extrema de su cuerpo.

La comunidad se siente triste e impotente, al pensar que sucedieran actos tan humillantes y deplorables en su propia calle.

“Delgados, tristes, agachados, sin querer mirar”, “pálidos como vampiros”, “papás sobreprotectores a la décima potencia”, son algunos de los comentarios de las personas que compartían el vecindario con los Turpin.

Greg Fellows, jefe de policía de Perris, señaló en una rueda de prensa que nunca antes habían recibido una denuncia referente a la residencia de los Turpin, hoy rodeada por medios informativos.

Las placas de los carros estacionados en la cochera, están personalizadas, tienen juegos de palabras relacionados con Disneyland, parque de diversiones en el que la familia  tomó múltiples fotos, y que publicaron en Facebook; la pareja californiana pretendía mostrar una imagen de familia feliz, compartiendo fotos de sus celebraciones de aniversario de bodas rodeada por sus hijos.

La pareja está detenida bajo sospecha de tortura. Se les han realizado exámenes para descartar enfermedad mental, pero hasta ahora nada confirma que padezcan alguna, también se confirmó que no pertenecen a ninguna secta. Quizás llevaron su religión al grado del fanatismo, creyendo que el mundo exterior era impuro y podría corromper a sus hijos.

Los hermanos Turpin, fueron trasladados a hospitales de la zona, donde están siendo tratados por desnutrición y sometidos a otras pruebas de diagnóstico.

smg

Más notas sobre