Efekto TV
Efekto TV

Efekto TV

REPORTE INDIGO
05 de May 2017

Palmarito Tochapan ¿a la defensa de los 'huachicoleros'?

La ordeña de gasolina es actividad que incluso ha sido respaldada por las autoridades
Foto: Cuartoscuro

Palmarito Tochapan, una comunidad ubicada en la parte centro de Puebla parece ser un lugar que defiende a su gente ante cualquier señal de ataque, incluso cara a cara con el ejército.

Entre sus casi 17 mil 200 habitantes existen algunos pobladores conocidos como huachicoleros, gente que se dedica al robo de combustible de la empresa Pemex.

Los huachicoleros, nombre adoptado de la palabra huachicol que se refiere al producto derivado de adulterar brandy o whisky, salen de madrugada a extraer todo el combustible posible para venderlo más en las carreteras y a domicilio.

La geometría del negocio

Su ruta es el llamado Triángulo Rojo, un lugar en donde no importa tener que enfrentarse a las balas de los soldados con tal de abastecerse de dinero a través del negocio de los “chupaductos”.

El Triángulo Rojo, conformado por los municipios de Tepeaca, Palmar de Bravo, Quecholac, Acatzingo, Acajete y Tecamachalco , es un área de trabajo en donde los huachicoleros ofertan litros y litros de gasolina y dieésel como si fuera agua para llevar pues es aquí donde pasa 40 por ciento del combustible que recibe la Ciudad de México.

La ordeña de gasolina es actividad que incluso ha sido respaldada por las autoridades. En julio de 2014 el exdirector de la Policía Estatal Preventiva de Puebla y el jefe del Grupo de Operaciones Especiales, Tomás Mendoza Lozano fueron detenidos por el Ejército cuando presuntamente vigilaban más de 30 unidades cargadas de combustible obtenido de manera ilícita.

Venta de “oro negro”

La insistencia por defender el negocio del llamado “oro negro” ha sido tanta que el pasado tres de mayo elementos del ejército mexicano fueron atacados por individuos que se ocultaban atrás de un grupo de mujeres y niños. Los atacantes presuntamente eran huachicoleros.

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) informó que a las 20:15 horas de ese día personal militar jurisdiccionado en la 25/a. Zona Militar del estado recibió un alertamiento de una toma clandestina de combustible en el poblado Palmarito.

Al arribar al lugar con el objeto de confirmar la información fueron agredidos, pero el personal militar decidió no responder la agresión, en virtud de que las mujeres y los menores fueron empleados como escudo por los agresores. El saldo fue de dos soldados muertos y uno más herido.

La presencia de los elementos comenzó a calentar los ánimos en el lugar. Los pobladores de Palmarito salieron a las calles a defender a su gente a pesar de que los atacantes presuntamente estaban implicados en la ordeña de combustible.

Incendios, bloqueos carreteros y muertes es el saldo de este choque entre las autoridades y los pobladores.

La tensión creció. La Sedena informó después que personal militar que efectuaba reconocimientos terrestres recibió una nueva agresión con disparos de arma de fuego por parte de un grupo de individuos que se trasladaban a bordo de cinco camionetas, tres de estas blindadas.

Esta segunda agresión sucedida a las 22:00 horas a inmediaciones del mismo poblado, fue repelida por los soldados para proteger su integridad física, en virtud de que en esta ocasión no había presencia de mujeres y niños, como ocurrió en el primer incidente que fueron utilizados como escudo.

Resultando dos militares fallecidos y 9 heridos por armas de fuego, así como tres agresores muertos y uno herido.

Al tomar el control de la situación, los efectivos castrenses lograron la detención de 12 agresores, entre ellos dos menores de edad y se aseguraron tres fusiles automáticos, un arma corta, cargadores y cartuchos, así como cuatro camionetas, dos de ellas con blindaje de fábrica.

Ante ello los pobladores exigieron la salida del Ejército en la zona, así como la liberación de los detenidos. No obstante, minutos después bloquearon la autopista Puebla-Orizaba con llantas quemadas acusando a los soldados de matar a gente inocente así como de agredir familias del campo.

Deben pisar la cárcel

Por su parte el gobernador de Puebla, Antonio Gali, aseguró en entrevista con el periodista Carlos Loret de Mola que en la comunicad de Palmar de Bravo, un menor de 11 años recibe dinero por ser “halcón” en la ordeña de gasolina.

El mandatario estatal consideró que huachicoleros son protegidos por habitantes que cuentan con perfiles delincuenciales y deben estar en la cárcel.

El gobierno de Puebla difundió un video que muestra cómo ladrones de combustible usan a mujeres y niños para impedir operativo de la Sedena.

Pemex vs crimen organizado

A través de diversos operativos, el gobierno federal ha asegurado 17 mil 407 tomas clandestinas en el país desde enero de 2014 a febrero de este año. Se trata de una pérdida económica de 159 mil 967 millones de pesos, señala Pemex.

Ha sido la misma Fiscalía de Puebla la que identificó a Roberto N., alias “El Bukanas”, como presunto jefe del cártel de Los Zetas quien se dedica al robo de combustible y que estaría detrás de los enfrentamientos en Palmarito Tochapan.

mv

Más notas sobre