Efekto TV
Martes 20 de Agosto 2019 00:00:00

Nicaragua: obispos no estarán en diálogo gobierno-oposición


Crédito: AP Photo,, Miembros de uno de los equipos negociadores hablan a la prensa después del primer día de diálogo entre la oposición y el gobierno de Nicaragua en Managua, el miércoles 27 de febrero de 2019. En la mesa se encuentran el nuncio apostólico Waldemar Sommertag; el representante gubernamental, Denis Moncada; el cardenal Leopoldo Brenes y el representante de la opositora Alianza Cívica, Mario Arana. (AP Foto/Alfredo Zúñiga))
Autor
|
11 de Marzo 2019
|

MANAGUA (AP) — La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) anunció el viernes que no participará como acompañante en el diálogo que desde hace diez días sostienen el gobierno de Daniel Ortega y la oposición para intentar resolver la crisis.

El cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la CEN, dijo que los obispos respondieron por escrito a las partes señalando que se abstendrán de participar como “testigos y acompañantes” pues “deben ser los laicos los que asuman directamente (…) las cosas temporales de la Nación”.

El gobierno y la opositora Alianza Cívica, integrada por empresarios y delegados de la sociedad civil, habían invitado al nuncio apostólico en Managua, a la iglesia católica y a la evangélica a ser “testigos y acompañantes” de la negociación.

“No estaremos presentes físicamente en el foro de negociaciones, pero acompañaremos como pastores en estos momentos cruciales de nuestra Patria” con oraciones y misión profética, señaló la CEN.

La salida de los obispos nicaragüenses de este nuevo proceso de diálogo podría generar ciertas suspicacias, ya que en el último año la Iglesia Católica ha sido un mediador clave.

Tras conocer la posición de los obispos, los negociadores de la Alianza Cívica convocaron a una rueda de prensa donde dijeron que se tomarán el fin de semana para “reflexionar” y “reconsiderar” su participación en el diálogo.

“Reconocemos la crisis que vive el país y la premura que hay que tener. No estamos dispuestos a darle largas (a la negociación), pero necesitamos tiempo para que las cosas se hagan bien”, dijo el catedrático Carlos Tunnermann.

Recordó que la Alianza Cívica había pedido al gobierno liberar a más de 700 detenidos por participar en las protestas y restaurar las libertades fundamentales, y hasta ahora no lo ha hecho. “Esos puntos siguen siendo prioritarios para nosotros”, añadió.

“Nuestro mandato incluye también reformas electorales que garanticen elecciones justas, libres, transparentes y adelantadas, e incluye también el tema de la justicia y reparación”, dijo Tunnermann.

La crisis estalló en abril de 2018 con una protesta estudiantil que se multiplicó tras la violenta acción de la policía y los paramilitares. La situación dejó al menos 325 muertos y 2.000 heridos según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El gobierno reconoció 198 muertos y otras ONG elevan la cifra hasta 545.

El nuncio apostólico Waldemar Sommertag y el cardenal Brenes habían asistido a las primeras sesiones del diálogo más reciente en calidad de “testigos”, condición distinta a la de mediadores, que es la que habían tenido en las frustradas conversaciones del año pasado.

La iglesia evangélica, considerada más cercana a Ortega, aún no ha comunicado su respuesta a la invitación para acompañar el proceso actual.

Días antes del anuncio de la conferencia episcopal, el obispo emérito Bernardo Hombach declaró a una radio local que la iglesia no se prestaría a una negociación maquillada.

“Cuando hay un diálogo abierto, sincero, un diálogo que quiere llevar a algo en bueno, entonces la conferencia Episcopal no puede negar su participación”, dijo, pero agregó que la CEN no participaría “si es una forma de ganar tiempo y si las condiciones no están dadas de poner los problemas reales sobre la mesa: los prisioneros, elecciones realmente abiertas y controladas, que no sean maleadas y que haya también libertades públicas para que uno pueda expresarse”.

Este nuevo proceso de negociaciones ha comenzado entre las esperanzas de unos y los recelos de otros, que temen que sólo sirva para dar oxígeno a Ortega.

El gobierno está presionado por el agravamiento de la crisis económica, por las sanciones financieras aprobadas en Estados Unidos y por la amenaza de la Unión Europea de seguir una vía similar si Ortega no propicia una solución negociada al conflicto.

Las partes se sentaron frente a frente el pasado 27 de febrero pero hasta hoy sólo se han puesto de acuerdo en 16 puntos de una “hoja de ruta” con las reglas del juego para negociar. Los puntos de agenda todavía no han sido aprobados.

En días pasados, el obispo Abelardo Mata, secretario de la CEN, criticó a los negociadores nombrados por Ortega por ser personas “con un recorrido político poco transparente”. Sobre la delegación opositora, dijo que “no terminan de conformar una representatividad verdadera de todas las fuerzas vivas del pueblo”.

En su comunicado, emitido tras una jornada de oración y reflexión, los obispos dijeron que seguirán acompañando “al pueblo en sus sufrimientos y dolores, en sus esperanzas y alegrías” y que rezarán “para que Nicaragua encuentre cambios civilizados y justos para una solución pacífica en vista al bien común”.

La Iglesia Católica es una de las instituciones más respetadas de Nicaragua y los ataques a sus templos y sus líderes por parte de paramilitares o afines al gobierno provocaron algunas de las manifestaciones más multitudinarias del último año.

Encuentra más notas sobre