www.efekto.tv
Viernes 24 de Junio 2022

Nuevo año, precios más caros

 

nuestros hogares, desde una lechuga hasta un televisor, por lo que su incremento, afecta al consumidor final, es decir, a cada uno de los mexicanos que adquiere un producto.


Por: Kenia López Rabadán*
La falta de visión de este gobierno afecta a las familias mexicanas y cada día el dinero alcanza para menos. De acuerdo con lo publicado en el Diario Oficial de la Federación, la gasolina y el diésel subieron de precio a partir del pasado primero de enero.
El impuesto a la gasolina Magna pasará de 5.11 a 5.49 pesos por litro; la Premium pasará de 4.31 a 4.63 pesos y el diésel pasará de 5.62 a 6.03 pesos. Estos incrementos no sólo afectan a quienes tienen un automóvil o a los transportistas. El problema radica en que los precios de los productos que consumimos, se encarecerán.
Nuevamente el tomate, el jitomate, la cebolla, el pollo, volverán a subir sus precios. Y todo, por las malas decisiones de este gobierno de no reducir el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios, IEPS.
¿Se acuerdan cuando siendo candidato, López Obrador se comprometió a bajar los precios del gas y la gasolina? Pues hoy, es una promesa incumplida. El hoy Presidente de la República dio su palabra, y a cambio, los mexicanos confiaron en él. Lamentablemente no cumplió con sus propuestas e incluso ha afirmado que él no se comprometió a bajar los precios de la gasolina. Tremenda mentira.
Si bien la Secretaría de Hacienda otorgará un estímulo en los precios de la gasolina y diésel del 1 al 7 de enero, todos sufriremos el alza a partir del 8 de enero. No es precisamente en mejor regalo de reyes.
Aunado a la inflación, al incremento en el costo de los combustibles, otros productos que también sufrirán una alza son las bebidas saborizadas, es decir, los refrescos y jugos costarán 6.86% más.
Además, viajar será más caro. Los vuelos nacionales e internacionales aumentarán sus precios 6.2% por la Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA). Como siempre, las políticas de este gobierno seguirán afectando a los mexicanos, a la inversión y a la movilidad.
Este gobierno ha mostrado su rostro más inhumano en medio de esta pandemia. No hay apoyos suficientes para comerciantes y emprendedores, tampoco se fomenta la creación de empleos, ni hay incentivos para quienes tienen una empresa. Miles de mexicanos han perdido su fuente de ingresos y para colmo, en este nuevo año se sigue castigando a las familias mexicanas con incrementos en los precios de los productos esenciales.
Hay que recordar que el IEPS es un gravamen que se paga por la producción, venta o importación de productos como las gasolinas, bebidas alcohólicas, bebidas refrescantes y saborizadas, tabacos, plaguicidas y alimentos con alto contenido calórico. Este impuesto se estableció en 1980 para desincentivar el uso y producción de estos bienes.
Desafortunadamente, la gasolina y el diésel son indispensables para transportar todos los productos que llegan a nuestros hogares, desde una lechuga hasta un televisor, por lo que su incremento, afecta al consumidor final, es decir, a cada uno de los mexicanos que adquiere un producto.
¿Hasta cuándo el gobierno tomará medidas que beneficien a los mexicanos? Urge que la 4T deje de ser una fábrica de pobres.

*Senadora / Presidenta de la comisión de Derechos Humanos