Efekto TV
Efekto TV

Efekto TV

EfektoTV
02 de Jun 2016

Violencia en 88.1 % de los hogares mexicanos, es parte de la vida familiar

No disponible

México, 1 de junio de 2016.- En el 88.1 por ciento de los hogares de México, la violencia es parte de la vida familiar y vista como algo normal.

Patricia Galeana, catedrática de la UNAM al presentar la Encuesta Nacional de Género, como parte de la presentación de la colección “Los mexicanos vistos por sí mismos. Los grandes temas nacionales”, afirmó que la desigualdad de género prevalece en el país.

La académica comentó que de esta encuesta que se realizó a mil personas de diferentes estados de la República y de distintos estratos sociales, se desprende que aún subsisten una serie de estereotipos que denigran a la mujer.

Comentó que de los resultados obtenidos, el ser mujer se identifica todavía con el carácter de ser madre y de cuidadora de otros, es decir, la mujer es más emocional y el hombre mayoritariamente se sigue pensando como el proveedor y el más racional.

Las y los encuestados refirieron que entre las desventajas de ser mujer, están la desigualdad, la discriminación, su condición biológica, el acoso y el maltrato.

Sin embargo, Patricia Galeana citó que en comparación con las mujeres, los varones respondieron que la única desventaja de ser hombre, solo es una:

La encuesta arrojó que la violencia es parte de la vida familiar en el 88.1 por ciento de los hogares de México.

La investigadora de la UNAM, señaló que en materia de ingresos, los hombres aún ejercen todavía un control sobre las mujeres.

Pero, cuando se trata de una decisión importante, de comprar una nueva televisión o cambiarse de departamento, estas decisiones las toma el hombre. Es más, hay la idea de que cuando la mujer gana más que el hombre, esto es motivo de conflicto entre la pareja”.

 

Otros datos de la encuesta son:

La homosexualidad se aprueba más en los hombres que en las mujeres, para las lesbianas hay todavía mayor reticencia.

Persiste el estereotipo de que el hombre tiene un deseo sexual irrefrenable, de ahí que por eso es infiel.

Mujeres divorciadas o con una relación sexual estable y que se separan después, tienen menores posibilidades de encontrar una pareja sexual que los hombres.

Una gran mayoría piensa que para que una mujer se realice, debe ser madre. Sin embargo, no se piensa que para que un hombre se realice, debe de ser padre.

Prevalece la idea que es preferible que el primogénito sea hombre.

Un bajo porcentaje de hombres colabora con las tareas domésticas, siempre y cuando sean las que menos tiempo quitan, como sacar la basura o poner un foco.

Pero, de ninguna manera lavar o cocinar, por lo que el trabajo doméstico sigue recayendo en las mujeres.

Víctor Mayén
Capital Media/@EfektoNoticias

Más notas sobre