Efekto TV

WWW.EFEKTO.TV

Sábado 14 de Diciembre 2019 00:00:00
Capital Coahuila
Capital Querétaro
Capital Edo. de Méx.
Capital México
Capital Mujer
Reporte Índigo
Estadio Deportes
The News
Efekto
Green TV
Revista Cambio
  • Radio Capital
  • Pirata FM
  • Capital FM
  • Capital Máxima
Digital
Prensa
Radio
TV

A 371 años de su nacimiento recordamos a Sor Juana Inés de la Cruz


Con tan sólo 3 años de edad aprendió a leer y a escribir.
Crédito: Sor Juana Inés de la Cruz Foto: Internet, Sor Juana Inés de la Cruz Foto: Internet
Autor
|
12 de Noviembre 2019
|

Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, mejor conocida como Sor Juana Inés de la Cruz nació en San Miguel Nepantla, Nueva España el 12 de noviembre de 1648 y murió en Nueva España el17 de abril de 1695.

Sor Juana Inés de la Cruz fue una religiosa jerónima y escritora novohispana, exponente del Siglo de Oro de la literatura en español.

Considerada por muchos como la décima musa, cultivó la lírica, el auto sacramental y el teatro, así como la prosa.

Con tan sólo 3 años de edad aprendió a leer y a escribir. Aprendió todo cuanto era conocido en su época, es decir, leyó a los clásicos griegos y romanos, y la teología del momento.

Su afán por saber era tal que intentó convencer a su madre de que la enviase a la Universidad disfrazada de hombre, puesto que las mujeres no podían acceder a esta. Se dice que al estudiar una lección, cortaba un pedazo de su propio cabello si no la había aprendido correctamente, pues no le parecía bien que la cabeza estuviese cubierta de hermosuras si carecía de ideas.

Sor Juana Inés de la Cruz escribió uno de los poemas más reconocidos, que diversos críticos lo enfocan en el feminismo.

Hombres necios que acusáis

a la mujer sin razón,

sin ver que sois la ocasión

de lo mismo que culpáis.

 

Si con ansia sin igual

solicitáis su desdén,

¿por qué queréis que obren bien

si las incitáis al mal?

 

Combatís su resistencia

y luego con gravedad

decís que fue liviandad

lo que hizo la diligencia.

 

Parecer quiere el denuedo

de vuestro parecer loco

al niño que pone el coco

y luego le tiene miedo.

 

Encuentra más notas sobre