Efekto TV

WWW.EFEKTO.TV

Lunes 21 de Octubre 2019 00:00:00

Aumento de presupuesto conforme a la inflación: AMLO


AMLO pidió a empresas no ser tan traficantes de influencias.
Crédito: AMLO Foto: Internet, AMLO Foto: Internet
|
09 de Octubre 2019
|

El presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió que “aunque se pare el país” no cederán a chantajes y los aumentos a las universidades públicas que amagan por irse a paro de labores por falta de presupuesto será conforme a la inflación para 2020.

Dijo que se atenderán las demandas justas de las casas de estudios.

“Nosotros somos simplemente administradores de los dineros del pueblo, simplemente administradores de los dineros del pueblo y tenemos que actuar con disciplina, porque si se da dinero a diestra y siniestra; entonces, se caería en déficit y tendríamos que aumentar impuestos, crear impuestos nuevos, decretar gasolinazos, como era antes, pedir prestado, aumentar la deuda, como era antes. Eso ya no”, afirmó.

“Y si no se tiene la razón, aunque se pare el país, porque si no, vamos a estar a expensas de chantajes y nunca van a cambiar las cosas”, expresó.

El primer mandatario dijo que en su administración se realizan ahorros y puso como ejemplo que en 2018 la Presidencia de la República ejerció tres mil millones de pesos y este año se presupuestaron 800 millones de pesos, con un ahorro mil 200 millones.

Pidió a las universidades públicas ser más transparentes en sus gastos.

PIDE AMLO A EMPRESARIOS NO SER TRAFICANTES DE INFLUENCIAS

En otra tema, el presidente López Obrador destacó a los empresarios que tienen dimensión social, pero los conminó a no ser traficantes de influencias.

“De repente una gente, un vivillo, porque lo permitían las circunstancias, saca un contrato para vender alimentos en los reclusorios y obtiene el contrato -bueno, no sabe de alimentos, ni siquiera, nunca ha hecho unos huevos estrellados ni sabe cómo es la planta de frijol, ni cómo es una milpa ni cómo se hace el aceite, nada, no sabe nada, lo que tiene es nada más la influencia- obtiene el contrato y el alimento que se puede comprar en un millón de pesos para un reclusorio, lo cobra en 10 millones, 10 veces más; entonces, de un millón, 10 millones, se están robando nueve millones, le entrega dos, tres millones al que le dio el contrato, entrega el moche y él se queda con una ganancia estratosférica”, expuso.

Encuentra más notas sobre