www.efekto.tv
Viernes 24 de Junio 2022

Enfermedades Cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo

Enfermedades Cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo
 

En la Universidad Autónoma de México (UAM) se realizan investigaciones para prevenir las muertes a causa de los padecimientos cardiovasculares, que en la actualidad se ha convertido en una de las primeras causas de mortandad a nivel mundial. De acuerdo con información de la Organización Mundial de la Salud, en el mundo mueren un promedio […]


Enfermedades Cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo

En la Universidad Autónoma de México (UAM) se realizan investigaciones para prevenir las muertes a causa de los padecimientos cardiovasculares, que en la actualidad se ha convertido en una de las primeras causas de mortandad a nivel mundial.
De acuerdo con información de la Organización Mundial de la Salud, en el mundo mueren un promedio de 17.9 millones de personas a causa de la enfermedad cardiovascular (ECV), que incluye las enfermedades cardiacas y cerebrovasculares, pero se estima que la cifra ascenderá a 23 millones en el año 2030.
Destaca la OMS que el 80 por ciento de las muertes cardiovasculares prematuras, por debajo de los 70 años, se evitarían con medidas preventivas bastante sencillas.
Por ello, ante esta problemática, el doctor Rafael Bojalil Parra, exjefe del Departamento de Inmunología del Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez, hoy encargado del Departamento de Atención a la Salud de la UAM-Xochimilco, junto con un equipo de trabajo, desarrollan investigación útil en beneficio de los pacientes con patologías cardiacas y relacionadas.
“Actualmente estamos analizando datos de un proyecto de investigación para saber si es posible hacer un modelo pronóstico, en términos de recuperación de la función del corazón después de un infarto. Nos estamos basando en la medición de las moléculas de resolución de la inflamación, queremos ver si estas moléculas pueden informarnos sobre qué tan bien se va a recuperar un corazón después de un infarto”, explicó.
Preciso que el equipo de investigación realiza el análisis de datos obtenidos de 50 pacientes que sufrieron infarto cardiaco.
“Cualquiera podría pensar que en el Instituto Nacional de Cardiología se puede conseguir una muestra mucho más grande, sin embargo, la selección de los pacientes tuvo criterios de inclusión y exclusión muy estrictos, con ciertas características como: que haya sido su primer infarto, que estuviera en ciertas zonas del corazón, que estuviera involucrada una sola arteria cardiaca y que tuvieran cierta edad, por ejemplo”.
El investigador comentó que la primera fase del estudio está completa. Y aunque ya se hizo la medición de moléculas, aún falta terminar el análisis de datos, por lo que calcula que la interpretación de la información podrá tenerse a finales de este año, “y vamos a reportar los resultados en un artículo de investigación”, dijo.
Agregó que este proyecto, como parte de una línea de investigación que se ha desarrollado en el departamento, tiene la finalidad de entender mejor las consecuencias de un infarto agudo al miocardio, más allá de saber que puede matar a la persona.
“Queremos saber qué pasa en el corazón de los sobrevivientes, queremos ir más allá que sólo describir si las moléculas de resolución tienen algo que ver con la recuperación de la función cardiaca, queremos ver qué podemos hacer para evitar que haya una insuficiencia cardíaca posterior a un infarto coronario agudo”, concluyo.