Efekto TV
Efekto TV

Efekto TV

Redacción
18 de May 2020

A 40 años de la muerte de Ian Curtis, líder de la banda Joy Division

Curtis sigue siendo considerado como uno de los grandes poetas del rock, cuyas canciones con Joy Division se han convertido en himnos para sus fans, especialmente las más depresivas.
.

Joy Division fue una de las bandas de punk rock más famosas, cuyas letras de sus canciones estaban caracterizadas por los temas sombríos como la muerte, creados por uno de sus miembros fundadores, Ian Curtis.

Este 18 de mayo, fans de Joy Division conmemoran 40 años de la muerte de Ian Curtis, vocalista además de cofundador de la banda británica, cuyo suicidio y problemas personales lo convirtieron en una leyenda.

Ian Curtis de 23 años de edad al momento de su muerte, se quitó la vida cuando Joy Division disfrutaba de su mejor momento en la industria musical apenas un día antes de comenzar una gira por Estados Unidos.

“No comenzamos a escuchar y entender las letras de Ian Curtis hasta que murió. Ahí nos dimos cuenta de todo lo que estaba viviendo por dentro”, expresó hace algunos años el guitarrista de Joy Division, Bernard Summer.

La polémica vida de Ian Curtis

A 40 años de su muerte, Ian Curtis sigue siendo considerado como uno de los grandes poetas del rock, cuyas canciones con Joy Division se han convertido en himnos para sus fans, especialmente las más depresivas.

Pero su legado también tiene un lado oscuro, pues la epilepsia y trastorno bipolar que Ian Curtis sufría afectaron cada aspecto de su vida, desde colapsos durante las presentaciones hasta comportamientos obsesivos con su pareja.

Los detalles del suicidio de Ian Curtis fueron tan polémicos como sus temas con Joy Division, después de que el ritual que siguió antes de quitarse la vida llegará a los medios.

La mañana del 18 de mayo de 1980, Ian Curtis tomó toda una jarra de café, envenenó a unas palomas se pararon en su terraza (las veía como un reflejo de “alma agobiada pero libre”), vio la película Stroszek sobre un músico callejero que también se quita la vida, y tras gastar una botella de whisky se colgó de un tendedero en su cocina mientras escuchaba The Idiot de Iggy Pop.

Más notas sobre