Efekto TV

WWW.EFEKTO.TV

Sábado 14 de Diciembre 2019 00:00:00
Capital Coahuila
Capital Querétaro
Capital Edo. de Méx.
Capital México
Capital Mujer
Reporte Índigo
Estadio Deportes
The News
Efekto
Green TV
Revista Cambio
  • Radio Capital
  • Pirata FM
  • Capital FM
  • Capital Máxima
Digital
Prensa
Radio
TV

¿Qué alguien me explique?


Según la RAE, “subir arriba” y “bajar abajo” está bien dicho
Crédito: RAE,
|
11 de Septiembre 2019
|

De acuerdo con el libro “Las 500 dudas más frecuentes del español”, editado por el Instituto Cervantes y avalado por la Real Academia Española (RAE), es correcto decir: “sube para arriba”, “baja para abajo”, “salte para afuera” y “métete para adentro”.

La polémica volvió a surgir luego de que un usuario de Twitter enviara a #RAEconsultas una de las más de 500 dudas y preguntas diarias que surgen sobre el uso correcto del idioma castellano y que el organismo atiende a través de la red social.

Señalan que el español es un idioma complejo que esconde algunos secretos que llevan a dar por equivocadas algunas frases o expresiones que son correctas, así como dar por buenas otras que no lo son, como es el caso de “subir arriba” y “bajar abajo”.

“La redundancia expresiva es un fenómeno normal en la lengua. Y esas son expresiones redundantes pero expresivas, y a menudo útiles, en la lengua hablada. Así que no cabe censurarlas”, señaló la RAE.

Aunque suene redundante, y lo sea, el Instituto Cervantes explicó por su parte que la expresión no es equivocada.

“Estas expresiones: subir para arriba, bajar para abajo, entrar adentro, salir afuera, son admisibles en el uso oral y coloquial de la lengua, donde se utilizan generalmente con valor expresivo o enfático, pero debemos evitarlas en los textos escritos”, explicaron.

Y muestran otras expresiones que son igualmente redundantes como: “Se trata de una ley que está actualmente en vigor”, “no existían antecedentes previos de un caso similar” y “el juez ordenó realizar la autopsia al cadáver”.

En todos los casos, se recomienda omitir el término que genera la redundancia a menos que se emplee “como recurso estilístico o con valor expresivo, para dar énfasis a nuestras palabras”. En ese caso, “se consideran pleonasmos: figura de construcción que consiste en emplear en la oración uno o más vocablos innecesarios para que tenga sentido completo, pero con los cuales se añade expresividad a lo dicho”. Y ponen como ejemplo: “Lo vi con mis propios ojos, no puedes negarlo”.

Una polémica similar se dio con la frase: “Transplantar un árbol”, que muchos la dan por buena, pero resulta incorrecta de acuerdo con la RAE. “La forma correcta es trasplantar, tanto para ‘trasladar plantas del sitio en que están arraigadas y plantarlas en otro’ como para ‘trasladar un órgano desde un organismo donante a otro receptor, para sustituir en este al que está enfermo o inútil’”, apuntaron los especialistas.

Explicaron que por eso no es adecuada la frase: “Hay muchos enfermos renales que están pendientes de transplante”, ni tampoco la expresión: “Esta época es la mejor para transplantar los geranios”

Sucede que se trata de “errores en los que se deforma una palabra correcta por considerarla errónea”. El problema se llama ultracorrección y “suelen cometerlos los hablantes cuando quieren imitar una pronunciación o forma que consideran más culta”. Pasa lo mismo con palabras erradas como “disgresión” por “digresión” (que es la correcta), “desaveniencia” por “desavenencia” y hasta “carnecería” por “carnicería”.

Encuentra más notas sobre