www.efekto.tv
Martes 16 de Julio 2024

Riña en penal de Topo chico opaca destape de El Bronco

 

En el primer año de ejercicio, Jaime Rodríguez, “El Bronco”, ha tenido que enfrentar al menos tres motines en el penal de Topo Chico, el último la mañana de este jueves, justo cuando el gobernador de Nuevo León presentó su primer informe de labores. Una riña en el patio del pabellón para varones del Centro […]


En el primer año de ejercicio, Jaime Rodríguez, “El Bronco”, ha tenido que enfrentar al menos tres motines en el penal de Topo Chico, el último la mañana de este jueves, justo cuando el gobernador de Nuevo León presentó su primer informe de labores.

Una riña en el patio del pabellón para varones del Centro de Readaptación Social (Cereso), ubicado en la capital neoleonesa, dejó como saldo una persona muerta y 15 heridas, al menos 10 de ellas por bala.

En febrero de 2016, una riña que inició en el área de enfermería pronto se generalizó en el espacio reservado para los hombres. La pelea derivó en uno de los peores episodios de motín en un penal, no sólo en México, sino en América Latina.

Al menos 49 muertos y decenas de heridos dejó esta revuelta, en un penal calculado para albergar a 3 mil 685 presos, pero que de acuerdo con el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2015 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), en 2015 concluyó con 4 mil 176 internos.

Este informe reprueba al Cereso del Topo Chico en aspectos como garantías para la integridad física y moral del interno, estancia digna y condiciones de gobernabilidad, que no han sido atendidos de manera adecuada.

En junio, justo un mes después del traslado de Joaquín Guzmán Loera al penal de Ciudad Juárez, Chihuahua, el comisionado Nacional de Seguridad ordenó el traslado de un grupo de presos, para liberar la presión en el penal de Topo Chico y como una “medida regular” de rotación de internos.

Sin embargo, los reos se inconformaron asegurando que lo único que se logró fue afianzar el poder de Jesús o Javier Puente Galindo, alias el Maruchan o el Chocorrol, como el principal distribuidor de drogas al interior del centro penitenciario, además de administrar los beneficios ilegales que se vendían en el penal.

En este episodio de violencia tres internos murieron y al menos otros 14 resultaron lesionados.

Un mes después, un grupo de reos propició un nuevo enfrentamiento, aunque las autoridades estimaron que se trató de un elemento distractor, no un motín, para evitar que un miembro de la delincuencia organizada fuera reubicado.

Aunque  el penal de Topo Chico es el sitio con el mayor número de incidentes, no es el único.

De los tres Ceresos que hay en la entidad –Apodaca, Cadereyta y Topo Chico- ninguno alcanza niveles aceptables de administración, de acuerdo con la CNDH.

Todos obtuvieron menos de 6 puntos de un total de 10. El mejor posicionado es el de Cadereyta, con 5.9, seguido de Apodaca, con 5.8 y muy rezagado Topo Chico, con 5.85, en la evaluación.

Por ello, es comprensible que el pasado 29 de septiembre otro motín, esta ocasión en el penal de Cadereyta, concluyera con un saldo de tres internos heridos.

Las autoridades minimizaron el hecho, explicando que todo se originó por viejas rencillas entre grupos que se disputan el control del lugar; sin embargo, la obligación del gobierno estatal es controlar el centro penitenciario y en ello la administración de Jaime Rodríguez no fue bien evaluada por instituciones como la Comisión de Derechos Humanos.

Penales, problema sin resolver La organización México Evalúa realizó una evaluación de los penales de Nuevo León y detectó que operan en pésimas condiciones y con señales de autogobierno en su interior.

Layda Negrete, coordinadora del Programa de Calidad de la Justicia de México Evalúa, advirtió de esta problemática en los penales de Topo Chico, Cadereyta y Apodaca. La investigadora lamentó que Jaime Rodríguez Calderón”El Bronco”, en lugar de buscar alternativas mejor propusiera que se privatizaran. Negrete afirmó que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), alertó sobre el problema de las prisiones, y acusó que “ El Bronco no haya hecho nada al respecto”.

Quiere ser presidente

Durante su informe, donde diputados cuestionaron fuertemente su primer año de gestión como gobernador, el mandatario llamó a los diputados a la unidad, y les ofreció disculpas por no haberlos atendido apropiadamente en el arranque de su sexenio Reconoció que le había faltado invertir más tiempo en atender a los legisladores y se comprometió a tener con ellos más reuniones para agilizar la comunicación.

En su intervención ante el Congreso estatal, anuncio que tiene intención de buscar la presidencia de la República, pero siempre y cuando la gente de Nuevo León considere que tuvo un buen desempeño en la entidad.

“No voy a justificarme. Soy responsable de lo que no se ha hecho, pero tengo un año y el gobierno es de seis años, cuando resuelva los problemas de Nuevo León buscaré ser candidato a la Presidencia de la República, si los resuelvo. Si no, aquí me van a tener seis años”, afirmó Jaime Rodríguez, “El Bronco”.