www.efekto.tv
Lunes 08 de Agosto 2022

Aguas turbias

 

A estas alturas y avance del sexenio es necesario que se revise el desempeño de los servidores públicos y posibles proveedores, sobre todo cuando la autoproclamada 4T se ha propuesto cortar de tajo con toda discrecionalidad para dar paso a las certezas, legalidad y transparencia.


Dobleces |

Por: Israel Mendoza Pérez

@imendozape

Dentro del top 10 de los empresarios proveedores negativos para la cuatroté se encuentra Lorenzo Bujaidar Blackaller, al mismo que entra a concursar por licitación de vasos que por cartuchos de toner para dependencias.

Por distintas puertas busca colocarse como uno de los más activos proveedores del Seguro Social, sin embargo, ya se aplicaron mayores controles ya que su presencia comienza a despertar sospechosismo.

Junto con la llegada de la nueva administración en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se iniciaron una serie de cambios propiciados por Zoé Robledo, entre ellos el Concurso de Oposición que se puso en marcha para designar a nuevos perfiles al frente de los Órganos de Operación Administrativa Desconcentrada.

La primera generación, elegida al considerar mérito, capacidad y lealtad con la base trabajadora, estuvo integrada por 35 titulares entre los que figura Velia Patricia Silva Delfín, quien de acuerdo con las tareas encomendadas por el chiapaneco, desde febrero de 2020 tiene en sus manos enviar señales de transformación a toda la base de Tamaulipas.

Pero todo indica que a la funcionaria le ha faltado mano firme para guiar las operaciones que se realizan en la entidad, particularmente aquellas que tienen que ver con las compras realizadas con dinero de la ciudadanía para la atención de miles de derechohabientes.

Y es que, el titular del Órgano Interno de Control (OIC), de Salim Arturo Orcí Magaña, tumbó la presentación de propuestas y fallo de la adquisición de cartuchos de impresión LA-050GYR018-E19-2022.

La resolución 00641/30.15/5128/2022 llegó la segunda semana de junio por parte del área de Responsabilidades del OIC, que lleva Gustavo Aguirre Lona, luego que se interpusieran una serie de inconformidades con relación al veredicto.

Sobre el caso se descubrió que las bases estaban prácticamente hechas a favor de Lexmark, marca americana que colocó sus insumos con Grupo Paliba; pero eso no es todo, ya que su posicionamiento como proveedora en 2022 se logró con insumos de esta fabricante a precios 25% más altos que los del año pasado y con rendimiento de 6 mil páginas, mientras que en 2021 el ganador producía 18 mil hojas.

Ante ello, para nadie fue extraño que su elección como contratista haya sido fugaz, aunque sí saltó a la vista el acompañamiento casi personalizado que le brindó el encargado de la Coordinación de Abastecimiento y Equipamiento, David Cano Córdova.

Entre los detalles sobre la compra destaca que la empresa vinculada a Lorenzo Bujaidar Blackaller cotizó cartuchos Lexmark, aunque ésta ya había sido descalificada de la delegación en años anteriores por intentar venderles productos remanufacturados y rellenados cuando se solicitaban totalmente nuevos.

Asimismo, el funcionario ha prevalecido en el tablero de análisis debido a que dio a la compra carácter público nacional a sabiendas que la única firma en cumplir con la acotación territorial sería Lexmark, pues aunque es de origen estadounidense, actualmente tiene un programa de reciclado que opera desde Ciudad Juárez, Chihuahua.

Así, aunque en esta ocasión la remanufactura en suelo azteca le valió a Grupo Paliba una victoria momentánea, en otras justamente se ha traducido en la descalificación de las empresas que concursan con sus artículos; otro de los ejemplos se localiza en Veracruz Norte, donde un par de años atrás los tóner Lexmark no pasaron las evaluaciones porque la autoridad requería que produjeran 12 mil páginas y a duras penas llegaban a la mitad.

A estas alturas y avance del sexenio es necesario que se revise el desempeño de los servidores públicos y posibles proveedores, sobre todo cuando la autoproclamada 4T se ha propuesto cortar de tajo con toda discrecionalidad para dar paso a las certezas, legalidad y transparencia.