www.efekto.tv
Miércoles 25 de Mayo 2022

Suciedad en el IPN

Arturo Reyes Sandoval
 

Con dichos incumplimientos ante sí, se espera que el Órgano Interno de Control y los analistas de Roberto Salcedo Aquino en la Secretaría de la Función Pública reciban una serie de inconformidades.  


Dobleces |

Israel Mendoza Pérez

@imendozape

Con complacencia del director de Instituto Polítécnico Nacional (IPN), Arturo Reyes Sandoval, las adjudicaciones para el aseo en el instituto se recargan —de manera sospechosa— hacia una empresa favorecida, desde las oficinas del departamento de servicios institucionales y de servicios generales. En una competencia plagada de suciedad burocrática.

Todo es una maraña de tropiezos donde dejan huellas de errores. Apenas el 15 de febrero un día después de lo programado, se dio a conocer el acta de fallo del proceso IA-011B00001-E32-2022, ahí, la ganadora del mayor monto fue Joad Limpieza y Servicio, compañía que se encargará de las instalaciones en la Ciudad de México a cambio de 31.5 millones de pesos, cada mes hasta que acabe 2022.

Y es que los arreglos turbios recientes, traen a la memoria que tanto Silvia Atayde Yáñez, jefa del departamento de servicios institucionales, comoJosé Hipólito Rosas Molina, director de Servicios Generales, fueron denunciados ante el Órgano Interno de Control por limitar la libre competencia para inclinar la balanza a favor de una proveedora predilecta. En el relato se desmenuzaba la existencia de requisitos excesivos en el proyecto de bases, mismos que coincidían con otros incluidos en procesos donde obtuvieron contratos firmas vinculadas al empresario.

La empresa no se apegó a los requisitos, por lo que no debió pasar las evaluaciones y en consecuencia ser descalificada. Una de las faltas de mayor peso recaería en su cotización para fines de semana y días feriados, ya que ofertó 370.19 pesos; el problema es que la Secretaría de Hacienda, que lleva Rogelio Ramírez de la O, tiene como límite 300 pesos, tal como se observa en los precios de referencia que se inscribieron en el Contrato Marco, donde la dependencia designa lineamientos para adquirir este servicio a nivel federal.

Por otra parte, la compañía tampoco asentó a ningún supervisor dentro de su plantilla, pero las autoridades pidieron en el numeral 7.2 inciso “A” que hubiese uno por grupo de 10 a 50 afanadores. 

Las fallas también fueron detectadas por representantes del ramo en el manual de procedimientos, ya que en la documentación de Joad Limpieza y Servicios no se aprecian las rutinas, actividades o frecuencia de las mismas, además que el apoderado legal no signó las cartas solicitadas y que tampoco hay folio en las páginas.

Con dichos incumplimientos ante sí, se espera que el Órgano Interno de Control y los analistas de Roberto Salcedo Aquino en la Secretaría de la Función Pública reciban una serie de inconformidades.  

Del panorama no escapa que, el martes 15 de febrero al menos 92 de los 105 inmuebles del politécnico amanecieron con una misiva pegada a la vista de la comunidad, donde se alertaba por la adjudicación del convenio por más de 300 millones de pesos hacia una empresa que tenía como precedente a otras como Limpieza Vallejo, Fejastec y Gott und Glück, que supuestamente se caracterizaban por presentar una serie de incumplimientos.

“Te pedimos estés preparado para regresar a los tiempos en donde el no pago, pagos tardíos, descuentos injustificados y trabajar sin material, eran cosa de todos los días”, se leía en el documento, sin embargo, aunque ahí se referían a que Limpieza Jored saldría victoriosa, esta compañía ha sido mencionada, junto con Joad Limpieza y Servicios (la proveedora elegida), como parte de un entramado dedicado a simular competencia bajo órdenes de José Juan Reyes Domínguez, quien habría prestado sus iniciales al nombrar a Jored.