• Capital Media – Efekto TV
    • sky
    • totalPlay
    • megacable
    • izzi
  • Capital Media – Efekto TV Capital Media – Efekto TV Capital Media – Efekto TV
  • Capital Media – Efekto TV
  • sky
  • totalPlay
  • megacable
  • izzi
  • DOMINGO 21 DE OCTUBRE DE 2018
  • Capital Media – Efekto TV
  • 00:00
Capital Media – Efekto TV
  • Facebook
  • Twitter
  • Whatsapp
  • Capital Media – Efekto TV
  • Imagen ilustrativa Foto: Reporte Índigo
  • Aunque se llegó a alegar que una prueba de ADN viola el derecho a la intimidad, la SCJN determinó que el derecho a la identidad es más relevante
  • De acuerdo con un comunicado de la Suprema Corte, el caso analizado fue el de una mujer que demandó a una persona el reconocimiento de paternidad al pensar que era su padre.

    Durante el juicio, se pidió que se le hiciera una prueba de ADN al demandado, sin embargo, éste se negó a que la prueba le fuera practicada. Por esa razón, el Juez estimó que —con fundamento en el Código Civil de Guanajuato— debía presumirse que el demandado sí era el padre biológico de la actora y por tanto decretó la paternidad.

    El hombre promovió un amparo, en el que dijo que el hecho de que se presumiera la paternidad violaba su derecho a la intimidad, ya que lo obligaba a practicarse una prueba genética, dándose a conocer información privada contenida en su ADN.

    La revisión del caso, a cargo del Ministro Zaldívar, determinó que en el caso existen dos derechos en conflicto: el derecho a la intimidad y el derecho a la identidad.

    Luego de analizar las circunstancias, la Suprema Corte de Justicia determinó que era necesario ponderar ambos derechos para poder evaluar si la afectación era proporcional, por lo tanto, se llegó a la conclusión que la prueba de ADN tiene un alto impacto en la protección del derecho a la identidad, ya que permite averiguar, con absoluta certeza, quiénes son los padres biológicos.

    En cambio, la afectación a la privacidad es moderada, porque al desahogar la prueba genética no se obtiene toda la información del ADN, sino sólo la necesaria para verificar la paternidad; además, no se puede obligar a las personas a que se sometan a la prueba, sino que solamente se presume la paternidad si se rehúsan a que se les practique la misma.

    La conclusión es que la prueba de ADN para determinar la paternidad no es una intromisión desmedida, arbitraria ni irracional para la privacidad de un individuo.

    smg

    • Comparte
    • Facebook
    • Twitter
    • Whatsapp
Capital Media – Efekto TV
¿Quién es la actriz porno que grabó en panteón?
Organización
Proteger legado. Unesco declara a las islas Revillagigedo Patrimonio Natural
Astillero de Marina No. 20 Instalaciones históricas que siguen impulsando la industria naval en México (PARTE 1)
Honestidad, lealtad y vocación del Ejército Mexicano
Capital Media – Efekto TV
Capital Media – Efekto TV
Videgaray se reúne con Pompeo