Efekto TV
Efekto TV

Efekto TV

Noemi Gutiérrez
17 de Oct 2019

AMLO celebró renuncia de Carlos Romero Deschamps

Dijo que es el inicio de una nueva etapa, aunque tardó bastante tiempo, pero es una buena oportunidad para renovar la dirigencia.
AMLO Foto: Internet

El presidente Andrés Manuel López Obrador celebró que la renuncia de Carlos Romero Deschamps a la dirigencia del Sindicato Petrolero se produjo sin violencia.

Dijo que es el inicio de una nueva etapa, aunque tardó bastante tiempo, pero es una buena oportunidad para renovar la dirigencia. Criticó que vivan entre los lujos los líderes sindicales.

“Celebro lo que pasó el día de ayer, y que además se haya logrado sin violencia, porque en otros casos hay hasta violencia, ahora se está logrando este cambio de manera pacífica de acuerdo al orden legal establecido, me parece bien que en este caso porque en este caso porque los sindicatos son instituciones de interés público como los partidos como los gobiernos, entidades de interés público que se proteja a las instituciones”, expresó.

“Cuando renuncia un dirigente el que lo suple llega como interino y se tiene que convocar a elecciones y ojalá y se aplique la nueva legislación laboral para que las elecciones sean limpias, libres, en ese sindicato y en todos, y hacer bien las cosas de manera legal y no pasa absolutamente nada, no hay que tenerle miedo al pueblo, no hay que tenerle miedo a la democracia”, aseguró.

Este miércoles, Romero Deschamps renunció a su cargo después de estar 26 años al frente del sindicato. Lo relevó de forma interina, Manuel Limón.

Horas antes, durante la conferencia de prensa, López Obrador señaló en que se presentaron dos denuncias ante la FGR en contra del aún líder petrolero por irregularidades en sus ingresos.

En el salón Tesorería de Palacio Nacional, López Obrador advirtió que su gobierno no tendrá sindicatos de Estado.

“No debe el gobierno para decirlo con claridad, no poner o quitar líderes sindicales como era la costumbre, tiene que ser los trabajadores”, apuntó.
Fustigó que dirigentes sindicales vivan en la opulencia.

“No es posible que dirigentes sindicales vivan colmados de atenciones, de privilegios, con residencias, muy ricos. Eso es inmoral. ¿Cómo un dirigente de trabajadores va a ser al mismo tiempo un potentado?, ¿de dónde sale ese dinero?”, cuestionó.

Más notas sobre