Efekto TV

WWW.EFEKTO.TV

Martes 18 de Febrero 2020 00:00:00
Capital Coahuila
Capital Querétaro
Capital Edo. de Méx.
Capital México
Capital Mujer
Reporte Índigo
Estadio Deportes
The News
Efekto
Green TV
Revista Cambio
  • Radio Capital
  • Pirata FM
  • Capital FM
  • Capital Máxima
Digital
Prensa
Radio
TV

Jojo Rabbit, Los consejos de mi amigo Hitler


Llega a la cartelera la sátira de la Segunda Guerra Mundial, donde un niño tiene como amigo imaginario al líder genocida de la Alemania nazi.
Crédito: jojo rabbit 02,
|
22 de Enero 2020
|

Johannes “Jojo” Betzler es un niño de la Alemania nazi cuyo fervor por las Juventudes Hitlerianas es tal, que se ha inventado un amigo imaginario que no es otro que el mismísimo Adolfo Hitler, de quien recibe los “mejores consejos” para convertirse en un ciudadano ejemplar en la nueva sociedad aria que pretende construir. Sin embargo, las convicciones del pequeño empezarán a tambalearse al descubrir que su madre no sólo está en contra de la filosofía del führer, sino que esconde en el ático de su casa a un niña judía.

Bajo esa premisa, el cineasta neozelandés Taika Waititi nos presenta “Jojo Rabbit”, una lograda “sátira anti-odio” que este fin de semana llegará a la cartelera de nuestro país y que es protagonizada por Scarlett Johnasson, Sam Rockwell, Rebel Wilson y el propio Waititi (que interpreta a Adolfo Hitler), además del pequeño actor británico Roman Griffin Davis, de 12 años, quien literalmente se roba la película y el corazón de los espectadores.

Si bien el hablar de las atrocidades de la Alemania nazi a partir de la figura de Hitler no es algo que deba dar risa, “Jojo Rabbit” se enmarca en una tradición fílmica de reconocido prestigio que viene desde “El gran dictador” (Charles Chaplin), “Los productores” (Mel Brooks) y “Bastardos sin gloria” (Quentin Tarantino), cuyas intenciones son generar una crítica. En otras palabras, la sátira del Tercer Reich produce esa sensación tan particular de bienestar moral que implica mirar al mal en sí mismo y reírse para desarmarlo.

Sin duda, una película con una idea así cargaba todo el riesgo de que algo saliera mal. Sin embargo, sorpresivamente, ha ocurrido todo lo contrario: “Jojo Rabbit” ya ha recibido varios premios internacionales, entre ellos el del público en el Festival de Cine de Toronto, fue nominada a dos Globos de Oro incluida Mejor película en comedia y acaba de recibir cinco nominaciones para los premios Bafta y seis para los premios Oscar, entre los que destaca Mejor película, Mejor actriz de reparto, Mejor guion adaptado y Mejor diseño de vestuario (para la mexicana Mayes C. Rubeo).

Taika Waititi, quien se hizo conocido por películas como “Una noche, dos carros” (por la que fue nominado al Oscar en 2004 como Mejor cortometraje) y por la taquillera “Thor: Ragnarok” (del Universo Cinematográfico Marvel), es descendiente de judíos rusos. “La idea de hacer ‘Jojo Rabbit’ llegó después de que mi madre, en 2010, me contó la historia del libro ‘Caging Skies’ (cielos enjaulados) y pensé que era una imagen bastante cinematográfica y con un nuevo ángulo de una historia que hemos visto otras veces”, le dijo Waititi a la BBC.

Para el cineasta, uno de los principales retos fue evitar que la película quedara sólo en un chiste o en una comedia sin mucho sentido, pues se trataba de un hecho histórico muy grave que marcó a toda la humanidad. “Fue una película en que buscamos un balance, y nos costó tiempo encontrarlo. No podíamos hacer sólo comedia con un tema así, un suceso que causó la muerte de millones de personas. También había que traer a la película el drama que tuvieron todos estos acontecimientos”, le contó a la revista “Variety”.

La película de Taika Waititi está nominada a seis premios Oscar, uno de ellos de la diseñadora de vestuario mexicana Mayes C. Rubeo

EL NIÑO IDEAL

De acuerdo con el director Taika Waititi, la clave del éxito de “Jojo Rabbit” es la extraordinaria actuación de Roman Griffin Davis, quien incluso fue nominado a un Globo de Oro por su papel. Para encontrarlo, Waititi debió audicionar a más de mil niños, hasta que finalmente encontró a su protagonista

TRABAJO DIFÍCIL

“Según lo que he leído y lo que me han dicho mis padres, lo que los nazis hicieron con los niños fue terrible. Ellos querían tener en sus Juventudes Hitlerianas a un ejército de fanáticos que les ayudaran a tomar el mundo. Por eso, aunque actuar me parece algo divertido, para mi no fue fácil interpretar el papel de Jojo, ni tampoco entonar cánticos pro-nazis o hacer el saludo de ‘heil Hitler’ todo el tiempo”, le confesó el pequeño Roman Griffin a la BBC.

“La película debería hacernos reflexionar que no es bueno el odio. Ni antes ni ahora. No voy a nombrar a nadie, pero muchas personas en la política están esparciendo odio a través de Internet, y eso es irresponsable”

Roman Griffin Davis / Actor

“Todo el tiempo que tuve puesto el traje de Hitler me sentí avergonzado. No es algo que vistas con orgullo. Cada vez que terminaba la escena me quitaba de inmediato el bigote y la peluca, no quería estar con ellos puestos”

Taika Waititi / Director y actor

DIVIDE OPINIONES

Las reacciones frente al filme han estado en el rango del rechazo hasta la total admiración. Por ejemplo, el crítico del diario británico “The Guardian”, Peter Bradshaw, le dio apenas una estrella. “No hay nada de malo en no tomarse en serio a Hitler, por supuesto, pero esta película no tiene la pasión de Charles Chaplin en ‘El gran dictador’ o la magnífica sátira de Mel Brooks en ‘Los productores’. No veo ideas y tampoco risas”, escribió.

Por su parte el propio Mel Brooks, hijo de padres judíos y famoso por ser el creador de la serie “Superagente 86”, señaló: “Estoy pensando en enviarle un correo a Taika Waititi en el que le diré: Buen trabajo, bien hecho”.

La revista “New Yorker” la llamó “la comedia menos divertida del mundo”, mientras que “Variety” dijo: “Es el modelo de este año: el espectáculo nazi para llegar al Oscar. Una película como ‘La vida es bella’, pero hecha con actitud”.

El director y actor Jon Favreau (“Iron Man”, “El rey león”) se declaró fan: “Me encanta cuando los cineastas no tienen miedo de arrojarse en un triple salto mortal sin saber si pueden aterrizar. Una cosa es desafiar la fórmula en una secuela de ‘Thor’ y otra muy distinta cuando estás pintando un retrato de este porte, con niños que alcanzan la mayoría de edad mientras son corrompidos por el Tercer Reich”, señaló.

Encuentra más notas sobre