Efekto TV
Efekto TV

Efekto TV

Redacción
09 de Dic 2019

Sanna Marin es la primer ministra más joven del mundo

Con 32 votos a favor y 29 en contra, el consejo del gobernante Partido Socialdemócrata avaló la propuesta de Marin por encima de su rival Antti Lindtman.
Sanna Marin Foto: Internet

Sanna Mirella Marin nació el 16 de noviembre de 1985, es una política finlandesa y la nueva ministra de Finlandia . Como socialdemócrata, ha sido miembro del Parlamento de Finlandia desde 2015 y Ministro de Transporte y Comunicaciones entre el 6 de junio de 2019 y el 10 de diciembre de 2019. 

Después de que Antti Rinne dejó su cargo de primer ministro, el Partido Socialdemócrata de Finlandia seleccionó a Marin como su candidato a nuevo primer ministro el 8 de diciembre de 2019.

Marin será la primera ministra más joven en la historia del país y la líder de Gobierno de menor edad del mundo, por delante del primer ministro ucraniano Oleksiy Honcharuk, que tiene 35 años.

Marin, tras apenas seis meses en el Ejecutivo, donde ocupaba la cartera de Transporte y Comunicaciones, se impuso por 32 votos contra 29 al portavoz parlamentario del SDP, su único rival, en una ajustada votación del comité socialdemócrata celebrada en Helsinki. El nuevo Ejecutivo debe recibir todavía el visto bueno del Eduskunta (Parlamento finlandés) en una votación prevista para la semana próxima, aunque esto se considera una mera formalidad ya que la coalición cuenta con una cómoda mayoría de 117 escaños de un total de 200.

Marin, que representa el ala más progresista y ecologista del partido, liderará a partir de ahora la coalición gubernamental de centro-izquierda compuesta por el SDP, el liberal Partido de Centro, Los Verdes, la Alianza de Izquierdas y el Partido Popular Sueco (SFP), representante de la minoría suecohablante del país nórdico. Los analistas auguran un ligero giro hacia la izquierda para los tres años y medio que restan de legislatura. “Vengo de una familia con pocos recursos y yo no hubiera tenido posibilidades de tener éxito y progresar si no tuviéramos un sólido estado de bienestar y un buen sistema educativo”, afirmó en una entrevista a un medio local.

Feminista convencida y defensora de los derechos de las minorías sexuales, se crió en una familia formada por su madre lesbiana y su pareja, décadas antes de que la ley finlandesa reconociera el matrimonio homosexual. “Tenemos mucho trabajo por hacer para recuperar la confianza”, dijo Marin a la prensa, evitando referirse a su edad. “Nunca he pensado en mi edad o género. Pienso en las razones por las que entré en política y en aquellas cosas por las cuales me he ganado la confianza del electorado”. Y agregó: “Soy de una familia homoparental y eso sin duda me ha condicionado para que la igualdad, la paridad y los derechos humanos sean muy importantes para mí”.

Más notas sobre