www.efekto.tv
Miércoles 07 de Diciembre 2022

El figurín Palazuelos

roberto palazuelos
 

La precampaña de Palazuelos repite esquemas y frases armada para buscar un impacto inmediato. Fue el momento de sentir el poder lo que lo llevó a montarse en un jeep militar y ahora, sin más, entró al establo de Movimiento Ciudadano.


#Dobleces

@imendozape

Con la venia del dirigente sempiterno de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado Rannauro, el actor Roberto Palazuelos entró a la lucha preelectoral por la gubernatura de Quintana Roo. Más allá de sus logros actorales, lo que busca el histrión es acariciar y posteriormente retener el poder político. Influencia tiene por el hecho de ser una celebridad, y lo económico lo tiene resuelto con sus negocios en el ramo hotelero. Pero lo que no había experimentado era esa sensación de estar al frente de la tropa o las multitudes como dirigente.

Sin embargo, recibir un trato de hombre poderoso, lo deslumbró en 2020 cuando visitó las obras del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, y los efectivos de Sedena le dieron un recorrido al entonces actor de telenovelas.

La dependencia a cargo del general, Luis Cresencio Sandoval, le otrogó al movimiento “JaloxMéxico” —organización que tramitó el permiso— las facilidades para la visita guiada a las obras. En ese momento, Palazuelos se convirtió en una celebridad con poder. Ahí comenzaron sus escarceos con una de las instituciones más fortalecidas durante la cuatroté. Eso le gustó.

A Roberto Palazuelos lo acompañaron: un Mayor Ingeniero Constructor, un Teniente de Zapadores y un Cabo Conductor. La tropa con Palazuelos en un jeep militar y su recorrido se convirtieron en trending topic, pero el actor-empresario comenzó a tomar vuelo para iniciar un camino de acercamiento con partidos políticos.

En su andar y hacer público su interés por gobernar Quintana Roo, lo convirtieron en un foco de atención mediático. El primero en buscar un acercamiento con Palazuelos fue el dirigente nacional perredista Jesús Zambrano. El perredista tenía confianza en llevar en hombros y campaña a Roberto Palazuelos. En este caso, el PRD sabía que llevaba mano en la alianza y eso sería atractivo para impulsar un candidato que ya no requiere la construcción de imagen pública.

Sin embargo, su mala negociación y la falta de pericia de su operador Luis Espinosa Cházaro, los pusieron en una situación complicada al interior del PRD y terminaron los acercamientos con el empresario. Una negociación fallida del perredista dejó abierta la posibilidad de que cualquier partido político se interesara en Palazuelos.

Dante Delgado tomó la batuta y convirtió a Palazuelos en precandidato, una posición cómoda para evitar un escándalo al interior de Movimiento Ciudadano por el desplazamiento a la militancia y apoyar a los advenedizos. Aun así, el actor se puso la gorra y se autoproclamó político-ecologista.

Son los tiempos en que el poder se utiliza para la pesca de figuras escadalosas. Sin embargo, la revoltura político-estrella de TV no tiene buen maridaje. Sergio Mayer con Morena fue de los reciente fichajes. No hubo cambio ni propuestas en la Cámara de Diputados a pesar de tener la presidencia de la comisión de Cultura.

El impresentable Alfredo Adame hizo una campaña pendenciera y de mienta-madres.

La precampaña de Palazuelos repite esquemas y frases armada para buscar un impacto inmediato. Fue el momento de sentir el poder lo que lo llevó a montarse en un jeep militar y ahora, sin más, entró al establo de Movimiento Ciudadano.