www.efekto.tv
Miércoles 24 de Julio 2024

Un día como hoy de 1897 nació Manuel Ávila Camacho

 

Manuel Ávila Camacho nació en Teziutlán, Puebla; 24 de abril de 1897 fue un militar y político mexicano que fue Presidente de México del 1 de diciembre de 1940 al 30 de noviembre de 1946. Fue conocido como el “presidente caballero”,mote que ganó luego de comprometer su palabra en pro de la libertad de culto en el país.​ Su administración completó la transición del liderazgo militar al civil, terminó con el […]


Manuel Ávila Camacho nació en Teziutlán, Puebla; 24 de abril de 1897 fue un militar y político mexicano que fue Presidente de México del 1 de diciembre de 1940 al 30 de noviembre de 1946. Fue conocido como el “presidente caballero”,mote que ganó luego de comprometer su palabra en pro de la libertad de culto en el país.​ Su administración completó la transición del liderazgo militar al civil, terminó con el anticlericalismo de confrontación, revirtió el impulso de la educación socialista y restableció una relación laboral con los EE. UU.

Durante la Segunda Guerra Mundial.En 1914 se unió a la Revolución mexicana como segundo teniente al mando de tropa y alcanzó el grado de coronel en 1920. Ese mismo año se desempeñó como jefe del estado mayor del general Lázaro Cárdenas quien se desempeñaba como jefe militar y gobernador de Michoacán. Cárdenas y Ávila Camacho se hicieron buenos amigos. El 16 de diciembre de 1925, se casó con Soledad Orozco, originaria de Zapopan, Jalisco.Más temprano de lo que Cárdenas hubiera querido, se desató la carrera de la sucesión.

Las fuerzas internas se orientaron por los generales Manuel Ávila Camacho, en ese tiempo el secretario de la presidencia, y Francisco J. Múgica. Los grupos anticardenistas postularon a Juan Andrew Almazán por el Partido Revolucionario de Unificación Nacional. Aparentemente, se pensaba que la elección lógica de Cárdenas sería Francisco Múgica. Sin embargo, el presidente hizo a un lado a dicho hombre y se decide por un militar moderado, su antiguo y fiel lugarteniente, Manuel Ávila Camacho. Cárdenas mismo reveló los motivos de su decisión.

En la gestión de Ávila Camacho se canceló la educación socialista, la CNC agrupó al magisterio rural; se creó el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que agrupó a la totalidad del personal que laboraba dentro del sistema educativo nacional. Así, la educación y la instrucción fortalecieron la economía, al preparar a individuos para el trabajo eficiente y productivo.

El gobierno permitió instituciones educativas privadas y con tendencias religiosas, que proliferaban; se incrementó la matrícula así como las instalaciones en todos los niveles educativos.El 10 de abril de 1944, Ávila Camacho estaba en el Palacio Nacional y se dirigía a las 9:30 a sus oficinas para comenzar sus labores. Cruzó el patio mientras había una guardia de honor interpretando una marcha. Al salir del elevador, se le acercó un teniente de artillería de filiación sinarquista, José Antonio de la Lama y Rojas de 31 años quien fue saludado por el propio Ávila, De la Lama le preguntó: “Señor presidente, ¿cómo está usted?”, a lo que le contestó “¿cómo te va?, ¿qué andas haciendo?”, momento en que el atacante disparó contra el primer mandatario con su arma de cargo calibre 45.

El “presidente caballero” se abalanzó sobre el agresor y resultó ileso, pues portaba debajo de su traje un chaleco antibalas, desarmándolo.Una vez terminado su sexenio, Ávila Camacho se retiró de la política y se fue a vivir a su rancho “La Herradura”. Una vez ahí, él y su esposa se dedicaron a una intensa vida social. A su residencia llegaron personajes de las altas esferas, entre ellos: Rita Hayworth, Emil Ludwig, Carlos Chávez, José Clemente Orozco, Manuel Suárez y Suárez, Juan Rulfo, Dolores del Río, Carlos Pellicer, Eleanor Roosevelt, Harry S. Truman, los príncipes Felipe de Edimburgo y Bernardo de Holanda, los duques de Windsor, Fulgencio Batista, Orson Welles. Para ese tiempo, el general y su esposa radicaban en un enorme terreno en el que había un rancho ganadero y una lujosa residencia, compuesta por tres hermosas edificaciones. Todas amuebladas y adornadas espléndidamente con muebles finos italianos y franceses, cuadros y esculturas, porcelanas y platerías, vajillas y candiles componían la residencia de los Ávila Camacho.