Efekto TV
Viernes 19 de Julio 2019 00:00:00

Aumentan quejas de migrantes detenidos por hacinamiento


Crédito: AP Photo,, Esta foto del 12 de junio del 2019 muestra a migrantes dentro de un área cercada dentro de un campamento temporal al aire libre, donde esperan ser procesados, en El Paso, Texas. (AP Foto/Cedar Attanasio)
Autor
|
17 de Junio 2019
|

EL PASO, Texas, EE.UU. (AP) — El gobierno del presidente Donald Trump está recibiendo más quejas de migrantes por el grave hacinamiento, la poca comida y otras dificultades en los centros de detención fronterizos. Algunos migrantes en un campamento de El Paso incluso fueron obligados a dormir sobre el suelo durante tormentas de arena.

La Red Fronteriza para Derechos Humanos emitió el viernes un reporte basado en docenas de testimonios de migrantes recabados en el último mes y medio. El informe es una muestra del hacinamiento y las largas detenciones en los centros en medio de un aumento récord de flujo de familias migrantes que llegan a Estados Unidos desde Centroamérica.

El informe trasciende un día después de que una activista dijo que encontró a una madre adolescente junto a su bebé prematura dentro de un centro de procesamiento de la Patrulla Fronteriza en McAllen, Texas. La activista dijo que la bebé debería de haber estado en el hospital, no en una instalación donde los adultos están detenidos dentro de grandes áreas cercadas, algo que los críticos describen como jaulas.

“El estado de los derechos humanos en la frontera México-EEUU es grave y sólo está empeorando”, dijo la organización pro derechos de migrantes en su informe. “Hay gente que está muriendo por lo que está ocurriendo”.

Cinco niños migrantes han muerto desde fines del año pasado, tras haber sido detenidos por la Patrulla Fronteriza, incluyendo un adolescente con influenza que fue hallado muerto en una instalación conocida como “la hielera” por los migrantes debido al frío que hace adentro.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, CBP por sus siglas en inglés, respondió a las quejas diciendo: “Las acusaciones no son hechos. Si hay algún problema es mejor llamar directamente a la CBP. En muchos casos el asunto puede ser resuelto de inmediato”.

La agencia federal también citó su respuesta a un informe emitido el mes pasado por el inspector general en la que dijo que el gobierno está comprometido a tratar a los migrantes detenidos “con el mayor respeto y dignidad”.

El gobierno de Trump ha responsabilizado al Congreso por el recrudecimiento de la crisis.

Muchas de las quejas se centran en El Paso, donde el inspector general halló un hacinamiento grave dentro de un centro de procesamiento. Una celda diseñada para una docena de personas estaba atiborrada con 76 migrantes, y algunos de ellos tenían que estar parados sobre el excusado.

Dado que las instalaciones techadas ya están saturadas, la Patrulla Fronteriza ha mantenido a algunos inmigrantes al exterior y en carpas cerca de un puente en El Paso con sólo una manta térmica. Otros se han quedado en un estacionamiento desocupado, en donde los migrantes están apiñados bajo toldos y mantas térmicas utilizadas como lonas para protegerse del calor abrasador.

Un profesor que visitó el lugar hace dos semanas dijo que parecía una “perrera humana”. La Patrulla Fronteriza respondió con más estructuras para que dieran sombra, pero los migrantes seguían afuera en temperaturas que se acercan a los 38 centígrados (100 Fahrenheit).

Los migrantes en El Paso y otros lados también se quejaron de alimentación inadecuada, como recibir un solo burrito y un vaso de agua al día. Las mujeres dijeron que se les negaron productos de higiene femenina.

Otra queja es que los migrantes siguen detenidos más allá del límite de 72 horas fijado por la CBP. Algunos reportaron estar detenidos 30 días o más, y una mujer le dijo a The Associated Press que llevaba aproximadamente 45 días detenida.

La madre adolescente con su bebé prematura, por ejemplo, pasó nueve días detenida por la Patrulla Fronteriza después de cruzar el río Bravo con la recién nacida, según la activista que visitó a la joven.

Un éxodo de personas que huyen de la pobreza, sequía y violencia en Guatemala, Honduras y El Salvador ha ocasionado que en meses recientes se alcanzara una cifra histórica de familias de migrantes aprehendidas en la frontera entre México y Estados Unidos. Los agentes detuvieron a 132.887 personas en mayo, incluido un número récord de 84.542 adultos y niños que viajaban en familia. Entre los detenidos también hay 11.507 menores que viajaban solos.

La petición de Trump de 4.500 millones de dólares para usarse en la frontera en cosas como capacidad de detención, atención médica, alimentos y albergue, se ha debilitado en el Capitolio desde que la envió hace más de seis semanas, ya que los demócratas de la Cámara de Representantes están en desacuerdo con la Casa Blanca. El Congreso tiene programado un receso en dos semanas.

Los legisladores están cada vez más molestos.

“En los primeros cinco meses de este año, el número de aprehensiones en la frontera ya ha excedido la población de Atlanta, Georgia”, dijo el representante Kay Granger, republicano de Texas.

___

Los periodistas de The Associated Press Astrid Galvan en Phoenix y Andrew Taylor en Washington contribuyeron a este despacho.

Encuentra más notas sobre