Efekto TV
Efekto TV

Efekto TV

Redacción
30 de Oct 2020

Diego Maradona cumple 60 años

Elegido como uno de los mejores futbolistas de la historia, los hinchas argentinos, principalmente los maradonianos, no encuentran quién pueda estar a la altura de Diego, ni Lio Messi, pues más allá de lo que puedan hacer con la redonda en los pies, no ha habido alguien que logre ese “click” social con el pueblo argentino.
1604070387_285147_1604070737_noticia_normal

Para endiosar a un ser humano, éste tendría que ser extraordinario, y Diego Armando Maradona lo consiguió con una zurda “bendita” que llenó de felicidad a un pueblo, el mismo del que él salió desde Villa Fiorito, en momentos muy complicados.

“Yo soy el Diego de la gente”, así tituló Maradona su autobiografía, basada en lo que, en efecto, causó principalmente en los aficionados al futbol, quienes disfrutaron de un ídolo que puso en los planos internacionales a una nación dolida por los problemas sociales.

Diego Armando cumple 60 años este viernes. En los recuerdos quedaron las gambetas y la agilidad que derivaron en dos finales de Copa del Mundo, ahora, entra a la madurez absoluta, visto como una deidad.

“Otro de los milagros de Maradona es haber llegado a esta edad, por la vida que le tocó, la montaña rusa constante en la que vivió, Maradona castigó mucho su cuerpo, lo castigaron mucho psicológicamente y físicamente, es un privilegiado que pocas personas en el mundo podrían llegar a los 60 años viviendo todas las vidas que vivió”, comenta Walter Rotundo, integrante de la iglesia maradoniana, en entrevista con Reporte Índigo.

Precisamente, un 30 de octubre de 1998, en el marco del cumpleaños 38 de Diego, se juntó un grupo de seguidores del mítico “10” y crearon esta organización en la que se eleva al futbolista a una deidad y se le rinde culto por su legado dentro del campo de juego.

Aunque la iglesia ha recibido críticas, para entender el impacto de Maradona en el pueblo argentino se debe recordar que en su momento de plenitud, entre los mundiales de España 1982 y Estados Unidos 1994, Argentina estaba en transición de la dictadura militar a la democracia, pasando muchas dificultades económicas, por lo que una gran parte de la población vivía en pobreza y su único consuelo era el deporte predilecto, el futbol, y las alegrías surgidas de la zurda de Diego.

“Yo pertenezco a la iglesia maradoniana, fue una idea fantástica, porque quienes nos consideramos integrantes reconocemos en Diego a un dios, pero no desde lo religioso, sino desde la acción. Una persona que cree en Dios intenta representarlo en la Tierra de una manera como su religión se lo dice, nosotros hacemos eso, en cada acción que tenemos representamos a Maradona, me desenvuelvo de tal manera que hago las cosas que hubiese hecho Maradona si no hubiese sido quién es”.

“Maradona significaba mucho más que un tipo que jugaba a la pelota, lo del Mundial del 86 es anecdótico, el Mundial lo iba a ganar porque jugaba bien a la pelota, lo que me enamoró de Maradona no es que haya ganado una Copa del Mundo, sino que haya perdido la final del 90 y todo lo que perdió al enfrentarse contra el poder y ponerse del lado de los más vulnerables, defender sus orígenes y llevar, más allá del dinero y la fama, a Villa Fiorito a sus espaldas”, añade Walter, quien siempre deseó tener dos hijas para llamarlas Mara y Dona, lo cual se le cumplió hace casi una década.

CHOQUE DE VISIONES SOBRE MARADONA

Para nadie es un secreto la vida de excesos que tuvo Maradona, lo que le generó castigos por consumo de sustancias, pero también fue blanco de ataques tanto dentro del campo, que le provocaron lesiones, como en su vida personal. En este sentido, los maradonianos señalan que no se debe juzgar a Diego Armando más que por lo hecho como futbolista, pues lo privado debe quedarse en ese escalón.

“Siempre decimos que Maradona es mejor persona que jugador de futbol, nos agarramos del Diego persona que levantó un hospital, que estuvo en el lecho de muerte de algún amigo, que armó un partido de futbol para conseguir fondos para comprar insumos en alguna escuela, el que se sacaba fotos, el que en Nápoles estaba todo el tiempo sonriendo”.

“¿Maradona se drogó?, sí, se drogó, pero nunca le metió la plata en el bolsillo al pueblo, acá tenemos un montón de políticos que nunca se drogaron y que nos robaron durante décadas, ¿cuál es el punto para juzgar a Diego por lo que hace en su vida privada?”, expresa Walter.

Elegido como uno de los mejores futbolistas de la historia, los hinchas argentinos, principalmente los maradonianos, no encuentran quién pueda estar a la altura de Diego, ni Lio Messi, pues más allá de lo que puedan hacer con la redonda en los pies, no ha habido alguien que logre ese “click” social con el pueblo argentino.