Efekto TV
Martes 18 de Junio 2019 00:00:00

Piojos, un riesgo para chicos y grandes en temporada de calor


Crédito: nacional,
Autor
|
13 de Abril 2019
|

Por Mariangel Calderón

México, 13 Abr (Notimex) .- Ana es mamá de Diego, quien un día al salir de la escuela, además de la estrellita pegada en la frente también llevaba en su cabeza unos inquilinos incómodos que justo en la temporada de calor pueden propagarse más fácilmente.

Horrorizada, Ana procedió a comprar el clásico peine utilizado desde tiempos ancestrales y un shampoo especial para quitarle a su hijo esa serie de habitantes que generaban una comezón constante en la cabeza de su hijo.

A los pocos días, y después de no solo atender al niño, sino de seguir las instrucciones de las abuelas de cambiar y lavar ropa de cama y peluches con agua hirviendo todos los días, Ana descubrió con tristeza unos puntos blanquecinos entre su larga cabellera negra, eran las tan temidas liendres.

Si bien en esta temporada de calor incrementa el contagio de piojos en niños de entre tres y 10 años, sus madres, en quienes recae su cuidado y atención, también están en riesgo de sufrir un contagio, de acuerdo con un grupo de mamás entrevistadas por Notimex, quienes en su mayoría admitieron, con vergüenza, que también habían tenido piojos.

De acuerdo con la especialista en dermatología pediátrica e integrante de la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD), Guadalupe Ortiz, la temporada de calor es ideal para que dichos parásitos se propaguen.

Esto debido a que el cuero cabelludo mantiene una temperatura que permite a los piojos sobrevivir y reproducirse con mayor facilidad, por lo que la persona que los adquiere les proporciona todo lo necesario para su supervivencia, expuso.

El periodo de vida de los piojos es de aproximadamente 30 días, pero al ser tan rápida su reproducción, es fundamental erradicarlos en cuanto sean detectados para evitar su proliferación, añadió.

María no es mamá, pero viaja todos los días en el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, y una tarde en especial presentó una incesante sensación de comezón en su cabeza, y descubrió que de alguna manera se había contagiado de pediculosis.

Con velocidad preguntó a su abuela, “porque las abuelas saben todo”, qué era lo que debía hacer, los remedios fueron desde alcohol en la cabeza, envolver el cabello en vinagre con agua muy caliente, té de huesos de mamey hirviendo sobre sus cabellos e incluso le recomendó mejor cortarlo de tajo, como antes.

Desesperada, exageró en la aplicación de dichos remedios, excepto por el corte de cabello, y pocos días después las molestias por la comezón habían transitado a dolencias debido a leves quemaduras en el cuero cabelludo.

En ese sentido, la especialista Guadalupe Ortiz explicó que en la actualidad existen diferentes métodos para erradicarlos, como shampoos, lociones, aerosoles o pastillas; no obstante, recomendó acudir con un especialista debido a que cada piel de cada persona es distinta y requiere cuidados diferentes.

Para detectar los piojos de manera oportuna, mencionó que es importante prestar especial atención si hay comezón excesiva en la cabeza ya que, al rascarse de manera prolongada se puede producir una infección en la piel por el contacto de ésta con las uñas sucias.

Ortiz alertó que los piojos pueden transmitir enfermedades infecciosas como la fiebre amarilla, pero además otras condiciones secundarias como impétigo, una infección de la piel contagiosa que afecta principalmente a bebés y niños.

-Fin de Nota-

NTX/MCC/ART/MAC

Encuentra más notas sobre